Salud

 

Esta ley sienta las bases para construir el futuro Sistema Nacional de Atención a la Dependencia, que financiará los servicios que necesitan las personas dependientes, bien por sufrir una enfermedad o accidente invalidante o al llegar a la vejez; por tanto, su colectivo de atención son aquellas personas discapacitadas o personas mayores que precisen de una ayuda externa a ellas mismas para el desarrollo de las actividades básicas de la vida diaria.

 

La Ley establece tres tipos de dependencia:
Grandes dependientes: aquéllos que necesitan ayuda las 24 horas del día.
Dependientes graves: aquéllos que necesitan ayuda dos o tres veces al día.
Dependientes moderados: aquéllos que sólo necesitan ayuda una vez al día.

 


La Ley pretende ser universal y dará prioridad a la teleasistencia, la ayuda a domicilio y los centros de día, siendo «excepcional» el pago de un sueldo al cuidador familiar, una vez se haya dado de alta en la Seguridad Social. La ley pretende la consecución de la permanencia de la persona dependiente en su contexto familiar y social, evitando en aquellas situaciones que fuera posible, la institucionalización de las personas dependientes.

 

primi sui motori con e-max

En mujeresasociadas.es usamos cookies para mejorar nuestra web y tu experiencia al navegar en ella. Para saber mas acerca del uso que hacemos de las cookies y como eliminarlas, lea nuestra Política de privacidad.